Uso de la lengua: texto de Antonio Machado

Completa los huecos con la opción correcta

El amor a la verdad es el más noble de todos los amores. Sin embargo, no es oro en él todo lo que
. Porque no faltan sabios, investigadores, eruditos que persiguen la verdad de las cosas y de las personas, en la esperanza de poder deslustrarlas, acuciados de un cierto
demoledor de reputaciones y excelencias.
Recuerdo que un erudito amigo mío
a tomar en serio el más atrevido de nuestros ejercicios de clase, aquel en que
demostrar cómo los Diálogos de Platón eran los manuscritos que robó Platón, no precisamente a Sócrates, que acaso ni sabía escribir, sino a Jantipa, su mujer, a quien la historia y la crítica
una completa reivindicación. Recordemos nuestras razones. «El verdadero nombre de Platón -decíamos- era el de Aristocles; pero los griegos de su tiempo, que conocían de
la insignificancia del filósofo, y que, en otro caso, le hubieran llamado Cefalón, el Macrocéfalo, el Cabezota, le apodaron Platón, mote más adecuado a un atleta del estadio o a un cargador del muelle que a una lumbrera del pensamiento». No menos lógicamente
lo de Jantipa. «La costumbre de Sócrates de
a la calle y de conversar en la plaza con el primero que topaba,
muy a las claras al pobre hombre que huye de su casa, harto de sufrir la superioridad intelectual de su señora».
Claro es que a mi amigo no le convencían del
nuestros argumentos. «Eso -decía- habría que verlo más despacio». Pero le agradaba nuestro propósito de
dos pájaros, es decir, dos águilas, de un tiro. Y hasta llegó a insinuar la hipótesis de que la misma condena de Sócrates fuese también cosa de Jantipa, que intrigó con los jueces para
de un hombre que no le servía para nada.
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   

 Comprobar