Compartir

El superlativo en español - Relativo y absoluto

Material para aprender español  •  En Gramática

Los adjetivos calificativos en español poseen tres grados, según la intensidad de las cualidades que expresan: grado positivo, grado comparativo y grado superlativo.


Vamos a centrarnos en el último de ellos, el grado superlativo que, como se puede suponer por su nombre, es el que usan los hablantes cuando lo que buscan es darle al adjetivo su intensidad máxima. Al hablar del grado superlativo, hemos de distinguir primeramente entre el superlativo relativo y el superlativo absoluto.



Superlativo relativo


Es el que se utiliza cuando un elemento se relaciona con los otros componentes de un conjunto. Se forma del siguiente modo.


el, la, los, las
más / menos
adjetivo


  • Mi hijo es el más guapo de todos.
  • Esta película es la menos interesante de las que he visto.
  • Rosa es la mejor jugadora de su equipo.
  • Ellos son los peores estudiantes de la clase.



Superlativo absoluto


Es el tipo de superlativo usado cuando no se produce ninguna relación o comparación con otros elementos. Lo más habitual para ello es:


a) Recurrir al adverbio de cantidad "muy" con el adjetivo en grado positivo (Ej. Es muy alto).


b) Utilizar los prefijos y los sufijos de intensificación.


A continuación vamos a ver cuáles son los principales prefijos y, en especial, los sufijos empleados para crear superlativos.



Principales prefijos


Entre los más comunes están: extra-, sobre-, super-, hiper-, re-, ultra- o archi-. Aquí tenemos algunos ejemplos.


  • Este pegamento es extrafuerte.
  • Su fuerza es sobrehumana.
  • Silvia es superguapa.
  • Ernesto es hipersensible.
  • Esta hamburguesa está rebuena.
  • Es un automóvil ultraligero
  • Se trata de una obra archiconocida



Recuerda que los prefijos no llevan tilde y van unidos a la palabra base sin guion.



Sufijos


El sufijo más común para los superlativos absolutos es -ísimo, aunque en ciertos casos se debe emplear el sufijo -érrimo (usado con superlativos cultos directamente procedentes del latín).


El sufijo -ísimo


  • Pablo es altísimo.
  • Andrea es blanquísima.
  • Inés y Marta son listísimas.
  • Carlos e Irene son simpatiquísimos.



En algunos casos, este sufijo ayuda a formar superlativos irregulares, pues se produce una variación del adjetivo tal y como se conoce en español. A continuación puedes ver algunos de los más importantes.



  • amable - amabilísimo
  • antiguo - antiquísimo
  • amplio - amplísimo
  • caliente - calentísimo
  • cruel - crudelísimo
  • fiel - fidelísimo
  • frío - frigidísimo
  • fuerte - fortísimo
  • joven - jovencísimo
  • noble - nobilísimo
  • nuevo - novísimo
  • reciente - recentísimo
  • respetable - respetabilísimo
  • sabio - sapientísimo
  • sagrado - sacratísimo



Muchos de estos superlativos alternan con las formas de los adjetivos en español y no en latín como pasa con los ejemplos que acabamos de ver. Así pues, es frecuente que, en un contexto más coloquial, los hablantes digan "fuertísimo" en vez de "fortísimo", "nuevísimo" en vez de "novísimo" o "sagradísimo" en lugar de "sacratísimo". Hemos de saber que ambas formas son correctas, siempre que se haya aceptado esa alternancia.



Los adjetivos terminados en -ble forman el superlativo transformando esa terminación por el sufijo -bilísimo: respetable - respetabilísimo.



El sufijo -érrimo


Los superlativos terminados en -érrimo se consideran cultismos. Entre los principales, tenemos:



  • áspero - aspérrimo
  • célebre - celebérrimo
  • íntegro - integérrimo
  • libre - libérrimo
  • mísero - misérrimo
  • pobre - paupérrimo



Superlativos especiales


Hay adjetivos cultos cuyo superlativo es una palabra totalmente diferente, aunque también pueden alternarse con la forma terminada en -ísimo, de carácter más coloquial. Observa los siguientes ejemplos.


  • bueno - óptimo (o "buenísimo")
  • malo - pésimo (o "malísimo)
  • pequeño - mínimo (o "pequeñísimo")
  • grande - máximo (o "grandísimo")



Adjetivos sin grados


Hay algunos adjetivos que ya tienen un significado superlativo, es decir, que expresan la máxima intensidad. Es lo que ocurre con absoluto, eterno, infinito o principal. Al ser superlativos en sí mismos, no aceptan mecanismos como la prefijación o la sufijación, ni tampoco el adverbio muy.


eternísimo

muy eterno

✔ eterno



Adjetivos sin grado superlativo


Con ciertos adjetivos no existe la forma superlativa con sufijo, por lo que se utilizará "muy" para expresar intensidad. Es el caso de "anterior", "católico" o "próximo".


proximísimo

✔ muy próximo


Muy + superlativos

No se combinan los adjetivos superlativos con el adverbio "muy". Así, no es correcto decir "muy listísimo", sino simplemente "listísimo" o "muy listo".


Ahora que hemos aprendido todo lo referente a los superlativos en español, es hora de practicar. Puedes hacer este ejercicio de superlativos en español para consolidar tus conocimientos.